Escribir bien

Ser de ciencias o tecnólogo jamás debe ser una excusa para escribir mal. Tampoco depende la calidad gramatical y ortográfica del medio que usas para escribir. Hacerlo con bolígrafo, pluma o teclado de ordenador o móvil no justifican en absoluto que te puedas otorgar ciertas licencias y cometer faltas de ortografía.
Todo este rollo en contra de lo incorrecto viene a raíz de dos herramientas que hoy por hoy se han vuelto esenciales para mí a la hora de escribir en un ordenador.
La primera es el fabuloso favorito/marcador que puedes agregar a tu navegador preferido y que al hacer clic en él provoca que se abra un cuadro de diálogo en el que puedes buscar una palabra dudosa en el diccionario de la RAE.
El otro, lo he descubierto hoy, es un magnífico documento resumen, con las respuestas a las dudas más frecuentes en gramática y ortografía, extraído del diccionario panhispánico de dudas.
Para mí lo más alucinante de todo es tener toda esa enorme cantidad de información al alcance de un clic y al alcance de cualquiera. Bueno, de cualquiera que se pueda pagar un ordenador y un conexión a Internet.
Y es que la ciencia adelanta una barbaridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La formación certificada para profesores de Google for Education

Andragogía, la formación de adultos

Aprender a programar, la nueva alfabetización