Descargando torrentes de archivos

Bittorrent es un protocolo de intercambio de archivos P2P descentralizado. Eso quiere decir que me permite intercambiar archivos sin necesidad de tener un servidor central, como si tiene la red eDonkey usada por el conocido programa eMule.
En comparación con eMule es mucho más rápido, puesto que no tiene colas de espera y premia a los usuarios que comparten un mayor ancho de banda.
Tiene un inconveniente, BitTorrent no incluye ningún mecanismo de búsqueda de archivos. Los usuarios de BitTorrent deben localizar por sus propios medios los archivos torrent que necesita el protocolo. Estos archivos de pequeño tamaño son como el hilo del que hay que estirar para conseguir el archivo completo y pueden descargarse desde las páginas web que publican grandes archivos (como las distribuciones GNU/Linux) o desde índices web de búsqueda (trackers).
Este inconveniente supone cierto desconcierto inicial por parte de aquellos usuarios conocedores de eMule que quieren probar las virtudes de Bittorrent, pues el cliente no lleva buscador.

Vamos por pasos:

1. Elegir un programa cliente e instalarlo
Existen decenas de programas que pueden descargar archivos .torrent. Recomiendo Transmission para Mac y Linux y µTorrent para Windows (recuerdo que en los tiempos en los que usaba windows lo probé una vez y tenía buena pinta. Son programas pequeños y que no sobrecargan nada el ordenador.

2. Buscar el archivo .torrent de lo que queremos descargar.
Existen múltiples sitios en la web para descargar torrents. Os recomiendo Torrentz. Es un buscador de buscadores. Hará una búsqueda en varios trackers y podremos elegir cual de ellos queremos. Otros sitios de búsqueda de torrents son The Pirate Bay (en español) o Torments .

3. Descargar
Abrir el archivo .torrent desde el programa cliente Bittorrent que hemos instalado en el primer paso. Algunos clientes detectan que has descargado el .torrent y los agregan al programa automáticamente, pero otros no.

Vemos un ejemplo. Vamos a descargar Dixit Dominus de Handel. Entramos en http://www.torrentz.com y ponemos "Dixit Dominus Handel" en el cuadro de búsquedas. Obtenemos el siguiente resultado:
Ahora, hacemos clic en el archivo que nos interese, por ejemplo el primero, aunque vemos que en la columna "peers" no parece que haya muchas fuentes compartiendo el archivo. Aún así vamos a intentarlo.

Observamos ahora que nos oferece dos lugares para descargar el mismo .torrent, en thepiratebay.org y el extratorrent.com, elegimos el que queremos (recomiendo siempre thepiratebay.org ya que tiene menos basura) y hacemos clic para llegar a la página dónde se encuentra el archivo .torrent.



Ahora hacemos clic en "Descarga este Torrent". Con ésto no descargaremos el archivo completo sino el .torrent, una pequeña parte que permite descargar el resto.
En cuanto esté descargado el .torrent, lo buscamos y hacemos doble clic sobre él para que se agregue al programa de descargas Bittorrent. Y ahora a esperar a que se descargue...

Comentarios

Bombillita ha dicho que…
Me has leído la mente. Con toda la historia aquella del formateo, me quedaba pendiente el torrente para dejaro todo como lo preparaste tú.
Ahora ya sé cómo hacerlo.
un abrazo
bernat ha dicho que…
El "problema" de las búsquedas en redes torrent, queda bastante resuelto si se emplean aplicaciones como el popular Ares que permite la compatibilidad del cliente con el protocolo bittorrent que permite bajar contenido de la red bittorrent ya que dispone de compatibilidad nativa con el citado protocolo.
"Torrent el tenim prop" ;)
Alberto ha dicho que…
Sí, aunque cuando probé el Ares nunca conseguí descargar algo por Bittorrent, siempre tiraba por E2K, no sé porqué.
A mí de momento me está gustando, la búsqueda es más compleja pero la velocidad de descarga es notable.

Entradas populares de este blog

La formación certificada para profesores de Google for Education

Andragogía, la formación de adultos

Aprender a programar, la nueva alfabetización